AGRADECIMIENTO

Con alegría escribo esta líneas de agradecimiento a un buen funcionario público que me atendió con diligencia, respeto y empatía el pasado lunes en el Centro de Salud de Solares.

Es verdad que era un tramite sencillo, pero lo importante fue la diligencia, el interés por ayudar y la educación.

Escribo estas líneas porque creo que  los comunicadores, debemos de ser notarios de la verdad y hay que contar las cosas buenas y también las malas.

Los servicios públicos se deterioran, estoy convencido que muchas veces son cuestiones solucionables por  parte de los gestores políticos, pero sin  la fundamental responsabilidad de un buen funcionariado, que tenga clara su misión de servicio, ello sería imposible.

En tiempo de tanta incompetencia, mala educación, encontrarse con personas “encantadoras”, es todo un oasis que quiero agradecer.

Dicho queda, hay más gente maravillosa que mala, sólo que por desgracia se destaca más lo malo.