SINDICATOS: HACEN EL RIDÍCULO

Parece que  los sindicatos llamados de clase, (que palabra más vetusta), están descontentos porque se convocan manifestaciones contra el gobierno en diferentes sectores como agricultores y ganaderos, fuerzas de seguridad, transportistas, peluqueros; etc.

No me extraña después, de haber conseguido nada menos que cien millones de euros para mejorar sus sedes, están muy  agradecidos al gobierno y a este paso se van a confundir con el.

Sin embargo, no quieren darse cuenta que hacen el ridículo, callando ante la mayor subida jamás conocida de la electricidad, de los combustibles, entre ellos el gas.

Hacen el ridículo, aunque con perdón, la “cara dura” de sus dirigentes nacionales les permite aguantar cualquier cosa, con tal de seguir viviendo de maravilla.

¿A quién defienden estos señores?.

Se han quedado tan anticuados y sin respuesta a la realidad, que son totalmente prescindibles y eso es un grave problema, pues se necesita organizaciones libres capaces defender los derechos de los trabajadores y defendernos del globalismo que se está llevando por medio a esta sociedad.

Claro que se necesitan los sindicatos, más que nunca, pero los llamados de clase, están amarrados a una ideología de inicios del siglo pasado y sus premisas y lemas no sirven ni dan respuesta.

Es verdad, que hay mucho liberado sindical, que no pega ni golpe y vive de maravilla y que asiste a toque de corneta a las movilizaciones, cada vez menos, que convocan, sólo se representan a ellos mismos. Puro egoísmo.

Otro sindicalismo es necesario y urgente.    g3rva510_2021!_2022