IN MEMORIAN: MARIO CAMUS EL CINEASTA CON TALENTO Y SIN ESTRELLA

La noticia de la muerte del guionista y director de cine santanderino Mario Camus, me ha dado un vuelco en mi interior. En un momento se me han agolpado recuerdos, que tengo en torno a su figura. Mario, era hijo del sastre Viriato, que tuvo su comercio y sastrería en la calle Calvo Sotelo de Santander. Entre otros clientes, tenía a mi padre. Siempre le mostro a mí progenitor, su deseo de que su hijo, Mario, estudiara derecho, como así fue. Siempre le decía, Don Aleandrin (Mi padre se llamaba Leandro) cuando termine, tiene que llevarle de pasante a su despacho. Afortunadamente no fue así. Mario Camus de la facultad de derecho, al terminar, se inscribió en la Escuela de cine de Madrid, junto a Carlos Saura, Basilio Martín Patino y José Luís Borau.
Salvando las distancias con Barden y Berlanga, fueron y él lo lideró, junto a Saura y Martin Patino, el llamado Nuevo Cine Español. El que rompió con el cine de las folklóricas-cos o de niños y niñas prefabricados. Al que ahora recuerdo también a Víctor Erice, Julio Diamante, Miguel Picazo o Manuel Sumers. Los que echaron abajo la denominación de “Españolada”.
Curiosamente el realizador cántabro, que perdió dinero con la producción de, “Con el Viento Solano” sobre la novela de su autor de cabecera, Ignacio Aldecoa, tuvo una época, en la que hizo las tres películas rodadas entonces por un triunfador Raphael ( “Cuando tu no estas”, “Digan lo que digan los demás” y “Al ponerse el sol”; para Terence Hill, (“La Cólera del Viento) y la de Sara Montiel, (“Asa Mujer”) las primeras muy correctas, la última un excelente melodrama.
Todo ello, tras marcar una época en el llamado cine social español, como esa película inolvidable, en el cuadro de honor, “Young Sánchez”, sobre su pasión, el Boxeo. Para mí, algunos se escandalizarán, el mejor filme sobre la grandeza y miseria de este deporte. Sin olvidar otro de sus peliculones, “Lo Farsantes”. Asi como los guiones, para las películas de Saura, “Los Golfos” y “Llanto por un Bandido”
En la carrera de Camus hay un punto de inflexión, sobre su estilo principal y su acceso al Olimpo internacional, “La Colmena”, Oso de Oro del Festival de Berlín y “Los Santos Inocentes” en donde, Alfredo Landa y Francisco Rabal, qpd, fueron galardonados con el premio de interpretación masculina en el, Festival de Cannes, la de la famosa frase, “Milana Bonita”. Que le hicieron ser, tras adaptar a Camilo José Cela, al que por cierto convirtió en actor, y a Delibes, respectivamente, en el mejor adaptador de literatura al cine. Luego vinieron otras películas tomando Cantabria, casi siempre, como plató. Fue el inventor de ese plano maravilloso, que luego otros han copiado. El nos ofrecía una visión general desde la Iglesia de Los Carmelitas a la Bahía, Llevo también, presuntamente al cine al personaje de “Pepe el del Popular”, el famoso estafador santanderino, que interpretó otro cántabro, Antonio Resines Tampoco hizo asco a la tele, montando un gran follón en la en Capital de Cantabria, cuando rodó, para el espacio de “Así es España” (TVE), la zona portuaria, cuando en aquel tiempo existían las montañas de chatarra, desembarcadas por los buques, que eran recogidas por los trenes apostados en la vías que cruzaban todo el puerto. Ahora bien, aunque hizo muchas historias para el medio. Fue “Fortunata y Jacinta” de Pérez Galdós su gran éxito.
Una de las últimas veces, que vi a Mario, al que hecho miles de reportajes, entrevistas y participado en coloquios sobre cine, fue cuando me dirigía al pueblo de Ruiloba, su última residencia, donde practicaba otra de su pasiones, el mus, para comer en un restaurante donde a mi juicio se comía muy bien. De repente tuve dudas, que camino tomar, ante una bifurcación. Vi a un señor con sobrero y una especie de báculo, cuando le llamo y se acerca a la ventanilla, me doy cuenta que es, Mario Camus. No saludamos y nunca olvidare el documental que me rodo en mi imaginación, sobre el arbolado, la hondonada que daba a un valle de diverso colorido y la llegada al pueblo, llenos de casas montañesas incluida una casona donde estaba el restaurante. Otro hubiera dicho tira por la derecha y nos tienes perdida. Y es que Camus ha sido cine, y cine español. En el que figura en lo más alto, para el que nunca quiso ser estrella rutilante. Descanse en paz.