Cantabria a la cabeza en investigación sobre desinfección con luz ultravioleta C en el ámbito sanitario

La empresa española líder en óptica biomédica, FOTOGLASS, ha llevado a cabo un proyecto piloto de UVC en Clínica Mompía, hospital privado propiedad de Igualatorio Cantabria. El proyecto bio-óptico, basado en la implantación de un sistema de desinfección por luz ultravioleta C (UVC) en el ámbito sanitario, ha sido probado in situ por medios activos, es decir, directamente sobre material biológico. De esta manera se ha podido determinar con precisión el efecto germicida de los diferentes equipos que han participado en el proyecto y validar así su funcionamiento en las instalaciones de Mompía. Las zonas hospitalarias seleccionadas para la desinfección por UVC han sido los quirófanos, la sala de intervencionismo y las salas de dilatación del área de paritorios.

 

Se trata del primer sistema UVC implantado en Cantabria, en el que ha participado la cántabra FOTOGLASS, experta en bio-óptica, y el fabricante de equipos Sewertronics con sus modelos Speedycare.  Con esta técnica novedosa, Clínica Mompía da un paso más en su apuesta por la investigación en innovación orientada a la seguridad hospitalaria, impulsando que el hospital sea un espacio seguro, tras conseguir recientemente la certificación Global Safe Site.

 

Al respecto, el doctor Jesús Mozota, responsable de Medicina Preventiva de Clínica Mompía, ha asegurado que “desde que comenzó la pandemia, nuestra máxima preocupación ha sido trabajar en los mecanismos de prevención frente al Covid-19 y hemos probado el sistema de desinfección de luz ultravioleta C en la línea de trabajo de I+D que desarrollamos en esta clínica y la verdad es que es un muy buen método de desinfección tanto para el Covid-19, como para los microorganismos multirresistentes”.

 

La luz ultravioleta ataca directamente al ADN/ARN del patógeno impidiendo su replicación, y eliminando su capacidad infectiva. “Así es como se convierte en el mejor agente germicida para destruir virus o bacterias, ya que ningún patógeno es resistente a la luz ultravioleta. Ser una técnica de amplio espectro, en la que no importa el tipo de patógeno que se trate, es donde reside el enorme potencial de la luz ultravioleta para evitar que se propaguen las infecciones, algo que sucede en las pandemias”, reconoce José Luis Fernández Luna, Coordinador de Genética del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV) y asesor científico de la División Biomédica de FOTOGLASS.

 

El proyecto bio-óptico desarrollado por FOTOGLASS, conlleva un estudio radiométrico basado en realidad virtual que simula en un computador las condiciones reales de un determinado espacio que se pretende descontaminar. “La simulación virtual del problema radiométrico permite predecir “insitu” las dosis necesarias para lograr el efecto germicida deseado con un determinado sistema de UVC, ahorrando la reproducción de las situaciones reales más costosas en tiempo y dinero. Esto sirve además para orientar el estudio biológico y, por ende, a los fabricantes de este tipo de dispositivos”, afirma Fernando Moreno, Catedrático de Óptica de la UC y uno de los responsables de este estudio. En el proyecto se ha realizado un estudio de contaminación microbiana que ha permitido identificar los llamados puntos calientes o hot spot, que son de especial atención en el posterior análisis radiométrico puesto que son donde los niveles de irradiación deben garantizarse durante el tiempo de exposición establecido. En estos puntos el riesgo de transmisión de enfermedades aumenta ya que son superficies de alta frecuencia de contacto.

 

Para la implementación y verificación del sistema de desinfección se han utilizado biodosímetros, diseñados por FOTOGLASS, con los que poder conocer in situ y con precisión el efecto germicida de la solución. Estos dispositivos albergan material biológico no patogénico que responde al UVC, igual que los patógenos, pero manteniendo el grado de bioseguridad necesario para trabajar en espacios abiertos. La valoración del grado de reducción o eliminación de la contaminación microbiológica en los biodosímetros se lleva a cabo gracias al uso de un programa informático, capaz de cuantificar el crecimiento bacteriano y, por lo tanto, el grado de desinfección conseguida (reducción logarítmica)

 

El proyecto realizado por FOTOGLASS contempla aspectos como los tiempos de desinfección requeridos para conseguir las dosis necesarias y la idoneidad de cada equipo según los espacios a desinfectar, así como la optimización del grado de desinfección, su coste y mantenimiento y la seguridad de las personas y las instalaciones. “Con este sistema se consiguen importantes mejoras en tiempos de desinfección, fundamentales en áreas como quirófanos y UCIS’ así como un descenso de los costes de aplicación y mantenimiento en desinfección”, afirma el catedrático de la UC, Francisco González.