¿FRACASO COLECTIVO?

 

 

Entre la falta de responsabilidad de demasiados ciudadanos, al no protegerse con mascarillas, ni mantener las medidas de precaución necesarias, la incompetencia de muchos políticos y el sensacionalismo informativo, se puede ya calificar de rotundo fracaso la campaña turística en España.

Sólo, por estos lares del norte quizá se pueda en el mes de agosto conseguir una ocupación hostelera aceptable, por lo demás, se puede decir que es un gran fracaso.

Un gran fracaso, que como decimos no obedece a una única cuestión.

Tenemos una sociedad “infantilizada”, en una parte poco responsable y por otro lado unos dirigentes que en muchos casos no tienen liderazgo, ni credibilidad ante la opinión pública.

La actuación de los medios de comunicación, por otro lado, no ayuda en nada a creando una especie de ola de pánico con minutos y minutos de radio y televisión.

Noticiarios con más de veinte minutos dedicados a la pandemia, por ejemplo en un día en el que había dos fallecidos, que por supuesto es de sentir, pero no hay una proporción en absoluto entre la gravedad y la situación de la pandemia en España, sin querer en modo alguno quitar un ápice, a las medidas de todo tipo que debemos tomar todos.

Es decir, o nos quedamos cortos, no tomando responsabilidad y cuidados o alarmamos de manera excesiva.

Y eso lo hacen algunos directores de informativos de televisión muy valorados, que optan por lo fácil.

De información internacional, casi nada, a pesar de la crisis Estados Unidos-China y de otros temas de interés.

En definitiva un desastre colectivo y para colmo, cada experto en Covid-19 dando su opinión, casi nunca coincidente entre si, más parece que algunos buscan su minuto de gloría.

Es una muestra perfecta de una sociedad cada vez más imperfecta y desquiciada.