Solemnidad del Corpus Christi

Lectura del santo evangelio según san Juan (6,51-58):

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.»
Disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?»
Entonces Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.»

Palabra del Señor

COMENTARIO

Celebramos este Domingo la Solemnidad del Corpus Christi, el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

La fecha celebración ha cambiado, por su traslado al Domingo, pero el significado sigue siendo el mismo.

Jesús, afirma su presencia en el doble alimento del pan y vino.

El Pan y Vino, Cuerpo y Sangre, significan toda la vida de Jesús que se entrega a los hombres, para realizar la misión salvadora.

Quienes comulgan, se comprometen con sus vidas a secundar los mandatos del Señor.

“Comulgar”, es entrar en comunión con el destino de Jesús y aceptar su compromiso con la salvación del mundo.

La comunión, debe suponer para nosotros un profundo clima de fe y una experiencia religiosa también con la comunidad cristiana.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.