CUATRO, GRAVEMENTE PELIGROSA

Las manifestaciones del Ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez, diciendo, más o menos, que la cultura tendría que esperar a recibir las ayudas tras el confinamiento, al haber otros sectores por delante. En la clasificación moral, antigua, para los cines y espectáculos, seria cuatro (Gravemente peligrosa).

En primer lugar, Señor Rodríguez le recuerdo que usted ha sido nombrado por el Presidente Pedro Sánchez, máximo gestor gubernamental de la Cultura. Una de dos, o usted no tiene repajolera idea de cuál es su responsabilidad, o bien es un enamorado de la genuflexión o del sí señor-a. En cualquiera de las maneras, peor la segunda, habría más culpables, sobre todo el gobierno. Ahora bien, tanto la Ministra de Hacienda y Portavoz del Ejecutivo; y poco después el propio Presidente, han asegurado que la cultura estará en el puesto de salida, como otros sectores. Por tanto o le han hecho la cama, como vulgarmente se dice, por sus desafortunadas declaraciones, o usted es el único responsable de las mismas.

Como pertenece a ese tanto por cierto, elevado, de miembros de las diferentes opciones políticas, que no saben conjugar el verbo dimitir; le quiero ofrecer unos datos, que debería saber, pero por si acaso, le recuerdo con mucho gusto.

La cultura como sector de producción supone, el 3,2 % del PIB de nuestro país, con una financiación pública, en estos términos, de 0,06 %; con 690.000 empleos. En cuanto a trabajadores del sector está disminuyendo. Por tanto un nuevo estudio, para subsanarlo en los nuevos presupuestos. Más producción junto a más destrucción de empleo, no cuadra con la ideología económica del actual gobierno.

Por tanto señor Ministro de Cultura, no sea el primer vehículo de contagio de la hipotética pandemia que sufrirá la cultura. Mire simplemente a Europa…. A nuestros vecinos lo franceses, chauvinista para con sus talentos, por poner un ejemplo.

Adoro a Iberoamérica y sin embargo siento envidia, de que Argentina, sea uno de países más importante del mundo en gestión cultura y el primero en nuestra lengua. Ante todo esto Señor Rodríguez le tendremos que recordar esa popular frase de “Manolete si no sabes torear, para que te metes”