LA SONRISA (ABIERTA) DE JULIA

El  grupo de raíces cántabras, “La Sonrisa de Julia”; creado por nuestro paisano, el músico y compositor, Marcos Casal Cao, allá por 2002, vuelve por sus fueros, tras una vida un tanto Guadiana. Grandes triunfos y desapariciones inquietantes, para sus muchos y explosivos fans. Después de hitos tan importantes, como el de ser los creadores de la banda sonora de la película española “La Fiesta” de, Manuel Sanabria y Carlos Villaverde; grabar nada menos que con Universal Music y haber tenido temas en lo más alto de las listas, no han sido menos vapuleados por las ausencias sorpresivas.

El pasado 15 de Febrero, sábado, “La Sonrisa de Julia” volvía a su refugio santanderino, actuado, como fin de gira, de presentación de su último trabajo discográfico, “Maraton”, en el Teatro Casyc.

Un concierto en acústico, en el que se mezclo lo indie, su primera base, y el Rock. En una comunión, que desparramaba talento. Cercanía con un público joven, que no disgustaba al de mayor edad. Fuerza y talento, a la par, de calidad musical. Incluso sorprendía su vinculación total con el gran espectáculo. Una cuestión que no solo afecta a los dos líderes, en que se basa el grupo, con la reincorporación de su fundador, un tiempo en solitario, sino los otros dos estupendos músicos que les circundan.

Este concierto, sobre un disco redondo, para enmarcar dentro de los varios propios, nos pone ante la certeza, de estar frente a unos grandes artistas. Ante ello, uno tiene, por menos que reflexionar. Haciéndose un pregunta: ¿Por qué estos artistas, sobre todo músicos de categoría, no explosionan para siempre?.

Quizás la situación de la vuelta al nido; algo que puede restar arrojo en un mundo difícil, con obstáculos. No lo sé, no soy sicólogo. Pero si es cierto, que hay muchos grupos y solista de nuestra tierra o que se originan en ella, que en sus  diferentes bondades, no terminan por cuajar en el exterior.

Por tanto esperemos que “La Sonrisa de Julia” que históricamente tiene mucho tramo  hecho. Con “Maratón” y esta gira, pongan el punto de inflexión, en el que se apoyen otros.