EL PROBLEMA ECONÓMICO YA LLEGÓ

Estas historia ya la conocemos, me refiero a la tendencia del Gobierno a no reconocer que se está produciendo una fuerte desaceleración en España, que nos lleva a no cumplir ni de lejos los parámetros impuestos por Bruselas y a un fuerte crecimiento de la deuda pública que amenaza con desbocarse.

Basta un dato, al decir, que el pasado día dos de febrero, fue uno de los días más desastrosos de la historia de la Seguridad Social, al tramitarse más de medio millón de bajas y destruirse 160.000 empleos.

La factura del paro crece en 1.550 millones de euros y las necesidades de financiación externa aumentaran en los próximos meses.

Lo lamentable, es que el actual gobierno da la sensación, de no tener voluntad para abordar los problemas estructurales, al estar “atrapado” por una ideología que nunca ha dado resultados y que nunca ha llevado progreso a los pueblos.

El problema de España, es un problema de gasto, hay que reducir el tamaño de la administración y de la gestión para cortar el gasto corriente y dedicarlo a políticas beneficiosas para el ciudadano, gasto social e inversión real.

Los gobiernos en general, deben inspirar confianza y este desde luego esta muy lejos de ello.