Evangelio y comentario – II Domingo del Tiempo Ordinario

Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Juan 1, 29-34

En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó:
«Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel».
Y Juan dio testimonio diciendo:
«He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él.
Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo:
“Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo”.
Y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios».

PALABRA DEL SEÑOR

COMENTARIO

El Evangelio de este Segundo Domingo del Tiempo Ordinario, responde a una pregunta que se hicieron las primeras comunidades cristianas y que por supuesto nos hacemos hoy:¿Quién es Jesús?.

El evangelista Juan nos presenta a Jesús como “el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

Jesús ofrece su vida sustituyendo a los corderos del antiguo régimen de salvación. Con él cesan los antiguos sacrificios; ahora es el enviado del Padre quien se entrega por amor para destruir el pecado y la muerte.

El pecado, esta allí donde hay hombres endiosados, que se erigen en norma y medida de todas las cosas que cierran la acción del bien, es decir de Dios.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.