DEMÓCRATAS DE VÍA ESTRECHA

 

 

Estamos rodeados de demócratas de vía estrecha. Personajes que se les llena la boca de hablar de democracia y la pisotean a la mínima de cambio, conculcando incluso resultados electorales.

Particularmente, uno puede estar lejos de los extremos, como particularmente estoy, porque creo firmemente que “tender puentes” buscar el acuerdo y la concordia es mejor que cualquier radicalismo del tipo que sea, aunque tengan también parcialmente algunas razones.

Dicho esto, hay que decir que la maniobra que trata de realizar la izquierda en su conjunto de apartar a VOX de los cargos que corresponden por su escaños en la Mesa del Congreso, es un acto profundamente antidemocrático que debiera causar vergüenza a quien quiere ponerlo en práctica.

Hace bien el PP en no ceder al “caramelo” que la izquierda le quiere poner, para dejar a Vox fuera de un órgano en el que le corresponde estar por número de diputados.

Mucho más graves es “blanquear” una formación radical defensora del comunismo y de países con dictaduras con Podemos.

Es decir a Vox, que dice defender la Constitución y el estado de derecho hay que apartarlo de todos los sitios y a los defensores del comunismo atroz, se les califica como “progresistas”, es decir una “tomadura de pelo” y un insulto a la inteligencia.

Se homologa a los que justifican los “escraches” a Maduro, Irán, Cuba y pone en en duda en sistema Constitucional y a los que dicen defender la Constitución, aunque quieran cambios por procedimientos legales, se les quiere arrojar “al infierno”.

Conductas como esta, destilan pura esencia totalitaria.