COCHES ELÉCTRICOS, FALTAN ENCHUFES

Solo hay que darse una vuelta por muchas ciudades españolas para ver la nula apuesta que hacen por la mayor implantación de los vehículos eléctricos. Simple y llanamente, no hay puntos de recarga eléctrica suficientes para que coches, motos y otros vehículos de este tipo puedan mantener con normalidad su autonomía de uso. Dicho más a las claras: faltan enchufes.

Así, no es de extrañar que los ciudadanos sigamos percibiendo con desconfianza la apuesta por las energías alternativas en los transportes en general. Desde luego, el mayor convencimiento viene de que veas que las grandes urbes van implantando paulatinamente autobuses y taxis eléctricos. La desidia española es también una desidia europea. Tan solo 60 ciudades de la UE trabajan actualmente por transformar su parque municipal, y el dato de la cantidad de autobuses eléctricos que hay ahora lo dice todo: apenas se llega a las 1000 unidades, contando las que están ya en circulación y también las pedidas a las fábricas automovilísticas. Si hablamos de concienciación eléctrica hay que destacar lo que llevan a cabo en este sentido Holanda, Inglaterra o Lituania. Como ven, en la lista no aparece España, ni se la espera.

Unas adecuadas infraestructuras de carga para vehículos eléctricos te cambia la foto de cualquier ciudad. Tampoco nos llevemos a engaño, porque estas obras resultan muy caras, y muchas corporaciones municipales se plantean antes otras necesidades más urgentes requeridas por los vecinos. En todo caso, y aunque se ponga el acento en si hay suficientes puntos de recarga para coches eléctricos, en lo que realmente está muy baja la batería es en el terreno de la concienciación medio ambiental, especialmente entre los nuevos conductores. Hace años empezó fuerte la publicidad al respecto, pero en la actualidad es casi nula.

Son las instituciones públicas, con los ayuntamientos a la cabeza, las que deben dar el gran salto que supone cambiar el modelo actual de vehículo por otro eléctrico. Y lo mismo cabe añadir para el necesario crecimiento de los puntos de recarga, de cara a que deje de ser el gran obstáculo actual que es. Si piensas en comprar un coche eléctrico, pero antes te informas de los lugares con que cuentas para realimentarlo, entonces la duda pasa a ser un inconveniente insalvable.