¿NO SE HABÍAN TERMINADO LAS PREJUBILACIONES?

Al parecer no. Resulta que las jubilaciones anticipadas, más conocidas como prejubilaciones, no se han terminado. Las grandes compañías que cotizan en Bolsa no paran de anunciar en estos días sus planes de mandar a casa a miles de empleados, y que reciban allí una parte importante de sus salarios, sin perder derechos adquiridos. La letra pequeña son los sueldos mileuristas del personal a contratar en un futuro. Pero lo que nos debiera de preocupar es el presente. ¿Se puede permitir España estos dispendios con trabajadores que están dentro de la mejor edad productiva? Por supuesto que no. Es un “crimen” laboral mandar el sueldo a casa a trabajadores que están en su mejor momento de experiencia.

 
Cuando se habla de rescatar de otros países a todos los jóvenes inmigrantes – super capacitados que se han marchado en estos malos años-, esta idea choca frontalmente con el hecho de estar jubilando a profesionales especializados que han superado la cincuentena de edad. No han pedido en ningún momento dejar ya de trabajar, muy al contrario. Resulta injusto desde esta perspectiva que abordo, y no digamos en relación con los demás trabajadores que tendrán que esperar a la edad reglamentaria para jubilarse en este país.

 

 

Vivimos un cambio cierto de ciclo industrial y empresarial, que tiene como aspectos buenos a la innovación y las nuevas tecnologías. Como signos negativos están las prejubilaciones, y tener que soportar los altos costes de tomar este camino, que resta muchas posibilidades a nuevas contrataciones y creación de empleo debido en gran medida a las hipotecas que se autogeneran las compañías, demasiadas, que en estos momentos acometen planes de jubilaciones anticipadas. Desde luego, como señal económica, es muy mala y difícil de explicar a todo el colectivo trabajador y pensionista

 
Es un “crimen” laboral mandar el sueldo a casa a trabajadores que están en su mejor momento de experiencia.
.