El fallecimiento de Lasheras abre una incógnita sobre el Museo Altamira

El director del Museo Altamira, José Antonio Lasheras Corruchaga (Barcelona, 1956), falleció ayer viernes (26 de febrero) en un terrible accidente de tráfico ocurrido en la provincia de Burgos. El museólogo viajaba junto a su esposa por la carretera nacional 627 (entre Aguilar de Campoo y Burgos) cuando se vieron implicados en un choque frontal con otro turismo a la altura del municipio de Quintanas de Valdelucio, a 17 kilómetros de Aguilar de Campoo. El suceso ha sido tremendo y Cantabria llora ahora al director de Altamira entre numerosas muestras de condolencia y un reconocimiento a la labor de este experto.

La muerte de Lasheras abre una incógnita sobre el futuro de Altamira. Lasheras no era muy partidario de la medida adoptada por José María Lassalle, con el informe de apoyo y el beneplácito del máximo experto en el tema, de abrir la cueva original a las visitas. La persona que sea quien ocupe el cargo dejado por Lasheras deberá retomar este asunto y cabe la posibilidad de que se amplíe el numero de visitantes y se extienda una política de conservar las pinturas, pero permitir visitas controladas.

Con el gobierno de España en funciones (El Museo Altamira es de carácter nacional y depende del Ministerio)  es posible que se retrase mucho tiempo el nombramiento  del sustituto de Lasheras.

Cantabria llora a Lasheras y una vez que se conozcan los detalles del funeral y entirro, habrá. sin duda una manifestación de homenaje a quien ha sido director del Museo Altamira desde su construcción.