NO QUIEREN NI OÍR HABLAR DE VENEZUELA

Con una inflación de tres dígitos, con las estanterías de los supermercados vacías, con una subida de la gasolina en el país donde el petróleo debiera sobrar y con los que se atreven a oponerse encarcelados; los señores de Podemos ya no hablan de Venezuela y además les duele los oídos cuando alguien se atreve a recordar cómo está la situación en aquel país; su modelo de gestión es un fracaso total, pero es que además la falta de libertad y la violencia que se vive es insoportable.
Podemos calla, porque saben que cuando las cosas cambien en Venezuela, muy pronto, van a conocerse cosas tremendas del régimen de Maduro y por supuesto, no tendrán respuestas a tanta falta de libertad y honradez del régimen chavista.
Es cuestión de tiempo porque donde anida el comunismo esta la falta de libertad de prosperidad y de futuro; sólo hay dolor.
La alternancia política reversible es fundamental con un estado de derecho solvente y unas políticas realistas que desde el reparto justo de la riqueza traigan prosperidad y libertad.
El querer aumentar el gasto público sin control, el querer intervenir en la vida de los ciudadanos, el impedir la libertad es abonarse al dolor y al sufrimiento.