CHIFLA, CHIFLA, QUE YO NO ME APARTO

Chifla, chifla, que yo no me aparto, así se comportan Don Mariano y Don Pedro, ambos quieren ser Presidentes del Gobierno. Ante tal situación, la sociedad quiere acuerdos solventes y para ello se necesitan personas que tiendan puentes, lejos de intereses particulares. Por ello se debiera de buscar una tercera persona para ser Presidente del Gobierno y que formará un Ejecutivo de gran concentración sobre bases pactadas. De esta manera, se salva el bien común que es lo que debiera primar y nadie aparece como derrotado en cuanto a los grupos políticos. Don Mariano, debe darse cuenta que no le salen los números y que si él es un obstáculo debe de dar paso a otras alternativas y Don a Pedro tampoco le salen números con lógica y seriedad. Si Don Mariano, piensa que con él de candidato en unas nuevas elecciones se solucionaría el asunto se equivoca; es verdad, que en esa situación se reagruparía mucho voto; pero no parece que fuera suficiente para formar una mayoría. Si Don Pedro, piensa que pactando con cualquiera, soluciona los problemas se equivoca porque con un Senado en contra y con un Congreso fragmentando, la inestabilidad sería insoportable. Sólo el patriotismo, soluciona la situación; cada uno quedará reflejado en pocos días.