El Constitucional deja sin efecto las reformas para impedir los derribos de viviendas

El Tribunal Constitucional propicia un duro castigo a los cientos de familias que tienen viviendas con sentencias de derribo. Los cuatro años en los que el consejero Francisco Fernández, del PP, ha estado promoviendo reformas legales y tranquilizando a los dueños de las casas quedan anulados y la pesadilla vuelve a quienes compraron una vivienda de buena fe y se ven envueltos en una polémica judicial.
Cuatro años perdidos y eso se produce justo en plena campaña electoral, lo que no es una buena noticia para el PP que, además, lleva al ex-consejero Francisco Fernández en sus listas electorales y en puesto muy relevante.
El TC deja claro que las reformas de las leyes hechas a posteriori no se ajustan a la legalidad y quedan anuladas.
Conviene recordar que incluso los edificios sin terminar del Alto del Cuco, que ya no tienen propietarios particulares y que el ex-consejero prometió demoler antes de finales del año 2014 siguen hoy en día, a finales de 2015, en su sitio.
Hay que esperar la reacción de la Asociación de Maltratados por la Administración (AMA) que aglutina a las familias afectadas, porque se encuentra, tras cuatro años de promesas y de presuntas soluciones, en la misma situación que al principio: Con sus viviendas pendientes de una sentencia de demolición.