Evangelio y Comentario – XVI Domingo del Tiempo Ordinario

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 6, 30- 34

En aquel tiempo los Apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le contaron todo lo que había hecho y enseñado. Él les dijo:

— Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco.

Porque eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.

Palabra del Señor

Comentario por Gervasio Portilla

En este pequeño Evangelio, tiene una importancia especial la vida del creyente.

Los apóstoles se reúnen con Jesús para informarle de su labor y como premio a su trabajo,Jesús les invita a descansar.

El Señor, se aparta frecuentemente de la multitud para serenar su ánimo y para rezar.

El silencio, la meditación tranquila; hace que nos encontremos con la autentica realidad de nosotros mismos; nuestras alegrías, nuestra penas y dificultades; pasan por el tamiz del pensamiento y lo exponemos ante Dios.

En estos tiempos, en el que la sociedad parece desbordada; siempre corriendo; sin tiempo para meditar y encontrarse con la verdad; busquemos la tranquilidad y la paz que da la brisa amable del Señor.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere.
Paz y bien.