DÍA DE LAS GENTES DEL MAR FIESTA DE LA VIRGEN DEL CARMEN

Queridos diocesanos:

El día 16 de julio celebramos la festividad de Ntra. Sra. del Carmen, Estrella de los mares, Patrona de la gran familia marinera. Como obispo y pastor de la Diócesis quiero compartir un año más con las familias la alegría de la fiesta, sus gozos y sus preocupaciones.

En nuestra Diócesis de Santander la Virgen del Carmen es muy querida, tanto en las villas y pueblos marineros como en muchos lugares del interior de Cantabria.

El lema de este año es: Comprometidos en la alegría de evangelizar. Está en sintonía con la exhortación apostólica del Papa Francisco Evangelii gaudium (La alegría del evangelio). Ciertamente, “la alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría” (EG 1).

El compromiso en la alegría de evangelizar lleva a las familias de la mar a mantener viva la fe y transmitirla a las nuevas generaciones, profundizando en las costumbres y devociones propias de las gentes de la mar. Una forma auténtica de transmisión de la fe es renovar la devoción tierna y filial a la Virgen del Carmen, nuestra Patrona.

Con motivo de esta festividad tan entrañable de la Virgen del Carmen, invito a todas las familias marineras de nuestra Diócesis de Santander a formar familias fuertes que resistan todas las tempestades que puedan sobrevenirle. Porque hay tempestades que minan la dignidad humana, la cultura, los vínculos familiares, las relaciones familiares y las convicciones religiosas.

La Virgen del Carmen, faro de luz esplendente, guía de navegantes y socorro de las familias marineras, se preocupa de sus hijos, los hombres y mujeres de la mar, como estuvo atenta a las necesidades de unos novios en Caná de Galilea. Los problemas de las gentes del mar se van agravando en el contexto de una persistente crisis económica y ética y social.

Nuestra Iglesia Diocesana, a través del Secretariado de Pastoral del mar y de las parroquias especialmente de las villas costeras, está cercana a las familias marineras y ofrece el anuncio de la Palabra, la celebración de la fe en los sacramentos y el testimonio de la caridad y solidaridad. Desde esta carta agradezco de corazón vuestro trabajo pastoral.

En esta Jornada queremos tener un recuerdo especial para los marineros, que durante este año han muerto en la mar y para sus familias.

Que la Virgen del Carmen, cuyas imágenes se pasean por nuestro mar Cantábrico, por nuestras ciudades, campos y valles, acompañadas del fervor de sus hijos, sea la estrella que nos guíe hasta Cristo, el puerto seguro de la salvación.

Con mi afecto, agradecimiento y bendición,

+ Vicente Jiménez Zamora
Obispo de Santander