El Banco Sabadell soluciona el problema de las preferentes

0
348

El Banco Sabadell va a cumplir en breve con una de las promesas que hizo a principios de año cuando se comprometió a buscar una salida a los miles de afectados por la quiebra de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). La entidad catalana comunicará la semana que viene que canjea el 100% de los 1.400 millones de euros invertidos en participaciones  preferentes por acciones de Sabadell a cambio de lealtad. Esta medida contrasta con la cerrazóon de Liberbank a solucionar el problema de los cántabros que tienen preferentes en Cantabria que les fueron endosadas por Caja Cantabria. El problema de las preferentes en Cantabria es grave y nada indica que Liberbank tenga predisposición a encontrar una salida que permita a los clientes recuperar su inversión.

La condición de ‘lealtad’ que pide el banco Sabadell consiste en que, para recuperar todo lo invertido en esta deuda perpetua de la CAM, deberán mantenerse entre un año y medio y dos años en el capital. A los que quieran vender con antelación a ese periodo para recuperar el dinero se les aplicará un descuento cercano al 25%. Es decir, el inversor que suscribió preferentes por 100 euros, recibirá 100 euros en acciones de Sabadell si mantiene los títulos durante 24 meses. Si los vende antes, sus 100 euros se convertirán en 75.

Estas son las condiciones preliminares que baraja el grupo, que todavía tiene que aprobar el canje y sus condiciones finales. En los próximos días, cada uno de los afectados será contactado para comunicarle los detalles de la operación de rescate. El precedente más cercano fue el de Bankia, que obligaba a sus partícipes a quedarse 15 meses en el capital para recuperar la totalidad de lo invertido.

De esta manera, el grupo financiero pretende conseguir tres objetivos. El primero, atender a los miles de particulares que compraron este tipo de deuda no amortizable mal asesorados por los directores de las oficinas del grupo alicantino. La mayoría son, al mismo tiempo, clientes de la CAM, ahora en manos del Sabadell tras la subasta del pasado mes de diciembre, muchos de los cuales optaron por retirar sus ahorros de la caja al sentirse engañados. De esta manera, Josep Oliú quiere recuperar la confianza de los minoristas, el negocio estratégico de la antigua Caja del Mediterráneo