Los herederos de Seve Ballesteros pelean por la herencia

0
1115
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

La noticia de la semana, y posiblemente la que acaparará determinados espacios informativos en este mes de marzo, la proporciona hoy el diario El Mundo: Los dos hijos mayores del golfista Severiano Ballesteros (Javier, 22 años y Miguel, 20) han impugando el testamento de su padre. Severiano dejó un testamento minucioso, que se ha descubiero tras su muerte. Otorga casi el total de sus propiedades y dinero a sus tres hijos, pero también un fondo económico para la Fundación que creó en favor de nuevas promesas del golf y para investigar los tumores cerebrales y el control de esa Fundación queda en manos de un sobrino, Iván Ballesteros, que es hijo de un hemano de Seve, Baldomero. La clave reside en que los derechos de imagen de Seve están en manos de esa fundación y esos derechos generarán dinero a lor largo de muchos años. El asunto está en los tribunales y eso cuando aun no se ha cumplido un año de la muerte del genial golfista.

Ahora, además, se desvelará el contenido del testamento. Por lo pronto, una de las clausulas ya publicadas echa por tierra la imagen del divorcio civilizado entre el golfista su esposa Carmen Botín, hija del banquero Emilio Botín. Seve dejó en su última voluntad que su ex-mujer, Carmen Botín, no pisara nunca su casa de Pedreña. Esto no se ha cumplido ni se cumplirá, porque ese chalé  es ahora de sus hijos que, logicamente, no van a prohibir a su madre acceder a él.

Los hermanos de Seve están en contra de las pretensiones de sus sobrinos, a excepción de uno de ellos, Manuel, que considera lógico que sean los hijos del golfista quienes gestionen la fundación de su padre y sus derechos de imagen, y no los hermanos del difunto.

Desde el punto de vista informativo comienza un asunto que, sin duda, abrirá viejas heridas y desvelará algunos secretos familiares.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.