EVANGELIO Y COMENTARIO V DOMINGO ORDINARIO

0
358

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 29-39. En aquel tiempo, al salir Jesús de la Sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y poseídos. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó a muchos demonios; y como los demonios lo conocían no les permitía hablar.

Se levantó de madrugada, se marcho al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron:

–Todo el mundo te busca.

Él les respondió:

— Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he venido.

Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando demonios.

Palabra del Señor

COMENTARIO por Gervasio Portilla

En este Quinto Domingo del Tiempo Ordinario,vemos que Jesús sana a la suegra de Pedro y a numerosos enfermos que buscan su misericordia.
Es claro, que a través del contacto con el Señor,el creyente se transforma de forma vital para vivir en una actitud humilde.
En la lectura del Evangelio de hoy, tambien vemos que Jesús frente al éxito externo que lleva al entusisamo de la gente, busca la soledad y la oración con el Padre.
En esta vida intensa del siglo XXI llena de angustias y muchas veces de desesperación,los cristianos debemos buscar a través de la oración y la meditación empaparnos de la fuerza del Espíritu.
Siempre, pero en esta hora más nunca los cristinos,debemos de ser los portadores de la buena noticia, no cargando a nadie con pesados fardos, sino predicando con un autentico ejemplo de humildad y bondad.
El hombre de hoy, tiene necesidad de echarse en manos de Dios,empaparse de su amor infinito y misericordioso en la confianza que no lleva cuentas del mal.Hasta el próximo Domingo si Dios quiere.Paz y bien.