EVANGELIO Y COMENTARIO TRIGÉSIMO TERCER DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

0
394
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO25, 14-15.19-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

–Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos. “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco.” Su señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.” Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: “Señor, dos talentos me dejaste; mira he ganado otros dos.” Su Señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.”

Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabía que eras exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo.” El señor le respondió: “Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Conque sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco para que al volver yo pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al quien tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes?.

COMENTARIO por Gervasio Portilla
En este Trigésimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario,vemos de nuevo una llamada a no estar quietos en la vivencia del Evangelio.
Esta parábola, intenta hacer comprender lo que debe de ser una relación autentica entre Dios y los hombres.
La  imagen de un Dios cicatero y quisquilloso, a quien se deba de servir como esclavos,por miedo al castigo, no es autentica y de alguna manera estamos deformando la imagen autentica de Dios, que es lo contrario,un Dios amoroso y comprensivo, rico en clemencia e infinita bondad.
Por ello, es fundamental no poner limites al servicio del Señor,entre otras cosas, porque el amor no tiene límites.
Evidentemente, las personas que se mueven por una entrega total a Dios al prójimo y a su Iglesia de forma autentica, corren el riesgo de no ser entendidos e incluso vituperados y criticados;todo lo contrario, de aquellos que viven atrapados e inmöviles con esquemas preconcebidos y de rutina,al final pueden perder incluso aquello que tratan de preservar,por ser meros espectadores de la historia y no querer involucrarse en tratar de descifrar,los signos de los tiempos.Hasta el próximo Domingo si Dios quiere.Paz y bien.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.