EVANGELIO Y COMENTARIO VIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

0
519

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 16- 21- 27

En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los senadores, sumos sacerdotes y letrados, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo:

— ¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte.Jesús se volvió y dijo a Pedro:– Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios.

Entonces dijo Jesús a sus discípulos:

— El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del Hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.

Palabra del Señor

COMENTARIO
En este Evangelio del Vigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario, vemos como Jesús no es el Mesías  que esperaban los judios,un Mesías triunfante e
incluso racista, sin embargo,se encuentran con un Mesias sufriente,condenado a muerte porque quiso crear un mundo nuevo,sin barreras sociales de ningún tipo.
A Jesús, no lo matan ni le quitan laa vida,Él la entrega y en ese gesto es reconocido por Dios como auténtico Hijo y es exaltado como Señor.
Él nos presenta, una forma de vida diferente,porque cada uno de nosotros tenemos que confirmar nuestra elección.
Seguir a Jesús,exige coherencia, fortaleza de ánimo, oración y por supuesto perseverancia.
Debemos de evitar, caer en una fe edulcorada o aparente porque con el tiempo nos puede dejar vacios y quedarnos si nada.
La pereseverancia en el ejemplo de Jesús es una gracia,que hay que conservar y abonar con las virtudes fundamentales del cristiano.
Los grandes Santos y Santas de Dios nos se han caracterizado por una fe superficial e incluos folklórica, sino por una fe vivida y sobre todo coherrente a pesar de las dificultades de cada tiempo.Hasta el próximo Domingo si Dios quiere.Paz y bien.