Domingo de Pascua de Resurrección

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,1-9):

EL primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:
«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró.
Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor

COMENTARIO

El Evangelio de este Domingo de Pascua de Resurrección, nos llena de esperanza.

El triunfo de la vida sobre la muerte, nos hace renacer a una esperanza viva.

Una parte de la sociedad actual no acierta a comprender el misterio de la resurrección. ¿Está el hombre de hoy dispuesto a deponer su orgullo para renacer a la esperanza viva que aparte del camino que lleva inexorablemente a la destrucción y a la nada?.

El materialismo de las ideologías como de las vivencias, fundado en la incredulidad, es en último término, la causa de muchos de los problemas de falta de fe que tenemos.

Jesús, quiere que vivamos con la esperanza permanente de que nunca nos dejará y que entregó su vida por nosotros.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien. Feliz Pascua de Resurrección