Séptimo Domingo de Pascua

Conclusión del santo evangelio según san Mateo (28,16-20):

EN aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado.
Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron.
Acercándose a ellos, Jesús les dijo:
«Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado.
Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos».

Palabra del Señor

COMENTARIO

En esta solemnidad de la Ascensión del Señor-Séptimo Domingo de Pascua, el evangelista Mateo recoge la vuelta de Jesús al Padre.

El evangelista, recoge una verdad que no pertenece al campo de la lógica humana, sino a la vivencia misteriosa de la fe.

El Señor, nos deja claro su poder y nos exhorta a llevar el Evangelio a todos los pueblos, bautizando y llevando sus enseñanzas.

Pero el Señor, no nos deja , solos, no nos abandona, nos garantiza su presencia real:

“Y sabed que estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos”.

En definitiva, los discípulos y seguidores de Jesús, sabemos que Él esta presente en nuestras vidas, en nuestras alegrías y nuestras penas.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.