IV Domingo de Cuaresma

Lectura del santo evangelio según san Juan (9,1.6-9.13-17.34-38):

En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).»
Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: «¿No es ése el que se sentaba a pedir?»
Unos decían: «El mismo.»
Otros decían: «No es él, pero se le parece.»
Él respondía: «Soy yo.»
Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.
Él les contestó: «Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo.»
Algunos de los fariseos comentaban: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.»
Otros replicaban: «¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?»
Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?»
Él contestó: «Que es un profeta.»
Le replicaron: «Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?»
Y lo expulsaron.
Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: «¿Crees tú en el Hijo del hombre?»
Él contestó: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»
Jesús le dijo: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es.»
Él dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.

Palabra del Señor

COMENTARIO

El Evangelio de este Cuarto Domingo de Cuaresma, recoge como Jesús se encuentra con un ciego de nacimiento.

La luz como recoge la Biblia, es símbolo de vida.

Nosotros, también estamos muchas veces en tinieblas como en la hora actual, un tanto perdidos y con miedo a lo que pasa.

Sin embargo, tenemos la luz que no se apaga, la luz del Señor, que no abandona a sus hijos, la luz de la esperanza.

Tenemos que renacer, adquirir otra vista, lavarnos en la piscina de Siloé para que surja el hombre renovado y esperanzado.

La fe verdadera da esperanza y no deja nunca las cosas como están: desplaza a las montañas y transforma a las personas.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere.

Paz y bien