Evangelio y comentario – I Domingo Adviento

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

 

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé.

En los días antes del diluvio, la gente comía y bebía, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: dos hombres estarán en el campo, a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo, a una se la llevarán y a otra la dejarán.

Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.

Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría que abrieran un boquete en su casa.

Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre».

 

Palabra del Señor.

 

COMENTARIO

 

En este Primer Domingo de Adviento, iniciamos el tiempo de preparación para la Navidad.

La enseñanza principal del Evangelio de este día, es que nosotros no estamos encadenados a nuestro planeta donde discurre nuestra existencia, para vivir eternamente, sino al contrario vivimos en permanente exilio, en constante destierro a la espera de una morada definitiva.

Debemos estar siempre preparados, sin entrar tampoco en la pasividad, pero trabajando por el bien.

Seamos transformadores de la sociedad, desde el ejemplo generoso y caritativo, en medio de esta sociedad tan convulsa y difícil.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.