Evangelio y comentario – XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

Lectura del santo evangelio según san Lucas (17,5-10):

En aquel tiempo, los apóstoles le dijeron al Señor:
«Auméntanos la fe».
El Señor dijo:
«Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera:
“Arráncate de raíz y plántate en el mar», y os obedecería.
¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo: “Enseguida, ven y ponte a la mesa”?
¿No le diréis más bien: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”?
¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid:
“Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer”».

Palabra del Señor

COMENTARIO

En este Evangelio del Vigésimo Séptimo Domingo del Tiempo Ordinario, los apóstoles piden a Jesús que les aumente la fe.

El verdadero discípulo, ha de confiar en la palabra del Señor y seguir trabajando, difundiendo el mensaje de salvación a pesar de las dificultades de todo tipo que se presentan.

Aquellos momentos, en lo que parece que nuestro principios se tambalean, debemos acudir con más confianza al Señor y tener paciencia porque nunca nos abandonará.

La fe es el anuncio gozoso de la vida, pero no elimina los problemas de cada día, sin embargo, debemos de perseverar y confiar en la palabra salvadora.

El discípulo, como servidor que es, debe de ofrecerse con su forma de ser y actuar en la tarea de proclamar el mensaje de amor y justicia que nos libera.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.