Evangelio y comentario – XX Domingo del Tiempo Ordinario

Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,49-53):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«He venido a prender fuego a la tierra, ¡y cuánto deseo que ya esté ardiendo! Con un bautismo tengo que ser bautizado, ¡y qué angustia sufro hasta que se cumpla!
¿Pensáis que he venido a traer paz a la tierra? No, sino división. Desde ahora estarán divididos cinco en una casa: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra su nuera y la nuera contra la suegra».

Palabra del Señor

COMENTARIO

Ciertamente el Evangelio de este Vigésimo Domingo del Tiempo Ordinario, tiene palabras desconcertantes.

Pero no nos alarmemos, la propuesta de Jesús encierra un luminoso mensaje de unidad, concordia y renovación.

El fuego, simboliza la fuerza de Dios que irrumpe en la historia mediante la palabra que interpela y salva de Jesús, que destruye todo aquello que esclaviza al ser humano.

Por otro lado la división de que nos habla Jesús, recalca la radicalidad de su mensaje, que se ofrece como lo único absoluto en la vida del creyente.

Tomar una decisión en conciencia, supone en muchos casos, enfrentarse con el mundo que nos rodea.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.