DECISIÓN ABSURDA

Ni ejemplo de regeneración ni sentido común, la propuesta de que Javier Maroto, sea nombrado senador autonómico por Castilla y León, después de no ser elegido en su tierra en Álava como diputado, es un insulto al sentido común y una componenda que demuestra que en la sede de Génova 13 no están por aplicar el sentido común y el buen gobierno, sino las decisiones absurdas y sólo pensando en sus intereses particulares.

El señor Maroto, puede representa legalmente en el Senado a Castilla y León, pero no lo hará mejor que alguien que sienta y conozca de cerca los problemas de esa tierra.

La decisión, es algo parecido a un desprecio a los militantes del PP de Castilla y León, una tierra noble, donde la formación popular ha forjado grandes mayorías para gobernar España y que ahora recibe la noticia de colocar a un señor que no representa a los habitantes de la tierra castellana.

La actual dirección del PP, no ilusiona con este tipo de decisiones, es más decepciona.

Si los dirigentes del PP, creen que su partido se puede dirigir a golpe de teléfono desde Madrid, mal futuro auguro en las relaciones internas de esa formación.

Debieran ser prudentes y tratar de ganarse la confianza de los militantes, para luego poderse ganar la de los electores, de lo contrario, su futuro político puede quedarse en una anécdota y eso no será bueno para tener una alternativa real y moderada que vuelva a ilusionar.