ESPAÑA COMPRA PRESENTE Y VENDE FUTURO

 

En sólo diez meses, el gobierno de Pedro Sánchez, ha elevado la deuda pública en 18.000 millones de euros según datos del Banco de España.

El pasivo de todas la administraciones alcanza ya los 1,183 billones de euros, cifra que supera en 30.000 millones de euros la registrada durante el mismo mes del año anterior.

España, esta comprando presente y vendiendo futuro, sin realizar un análisis serio de lo que se debe de gastar y en lo que se debe ahorrar.

El gasto corriente, es realmente tóxico pues es un gasto nada productivo y que acaba siendo una losa para el déficit.

Una reordenación de el gasto con reformas estructurales, con menos cargos públicos y con un control exhaustivo daría a este país un futuro sin sobresaltos, por el contrario, seguir por la vía actual nos llevara a situaciones muy comprometidas a medio plazo, aunque ahora la deuda pública se puede sostener debido a los bajo tipos de interés.

El futuro de un país, no puede depender exclusivamente de que los tipos de interés de la deuda estén muy bajos como ocurre en la actualidad, porque en algún momento cambiará el ciclo y puede originarse un “terremoto” económico de grandes dimensiones al no poder sostenerse la deuda.

Gran parte de los medios de comunicación y por supuesto la mayoría de las fuerzas políticas viven ajenas a este grave problema, lo que no deja de ser una irresponsabilidad.

La mentira y la falta de una información seria e independiente lastra también el futuro de este país.