Evangelio y comentario – Pentecostés

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-23):

AL anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
«Paz a vosotros».
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».
Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Palabra del Señor

 

COMENTARIO

La fiesta de Pentecostés que celebramos este Domingo, recuerda el acto solemne mediante el cual Jesús funda oficialmente su comunidad, su Iglesia.

Jesús, exhala su espíritu sobre los discípulos, para comunicarles su fuerza, para transmitirles su misión de transformación y renovación de la humanidad.

El Espíritu, nos invita a vivir en constante vigilia, en permanente testimonio y a vivir en paz con nuestro hermanos.

Los cristianos que viven el Espíritu vivificador, son personas en estado de alerta, pendientes de los destinos de la sociedad y sobre todo pendientes de hacer el bien a los demás.

Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.