NOTRE DAME Y LA IDENTIDAD CRISTIANA DE EUROPA

El incendio en el Catedral de Notre Dame, ha conmocionado al mundo, pero especialmente a Francia y a Europa en general.

Miles de parisinos se mantuvieron en vela durante todo la noche, muchos en oración para seguir el trabajo de los bomberos y de las labores para sofocar el incendio.

Rápidamente, están llegando donativos de toda Francia de empresas y particulares para su reconstrucción, la respuesta está siendo generosa y abundante y ha unido a los franceses en este momento de suma tristeza.

Parece que se ha producido un “aldabonazo” en la opinión pública de Europa, que parece empieza a ser consciente de la identidad cristiana de Europa, una identidad que algunos han querido tapar y soslayar, pero que parece a pesar de las dificultades brota con más fuerza.

Los cristianos, no debemos de avergonzarnos de nuestra fe, de nuestras raíces y de nuestra cultura y es hora de “poner pié en pared” ante tanta cobardía y tanto sometimiento a modas y deseos de unos pocos.

La reacción inmediata del pueblo francés, es dentro del desastre que supone el incendio un canto a la esperanza en esta vieja Europa, tan desnortada y manipulada.