LO QUE NOS FALTABA

Lo que nos faltaba en Cantabria, que se quiera poner en Castro Úrdiales, una escuela de euskera patrocinada por el Gobierno Vasco.

El nacionalismo que se deriva de Sabino Arana, es un nacionalismo que intenta expandirse y cambiar la historia en base a mentiras y al idioma , una lengua, que por cierto no es la primitiva.

El idioma se utiliza no como bien cultural, sino como elemento divisor y creador de una personalidad distinta, para luego dar el siguiente paso, que es el de la creación de una supuesta nación.

Todo nace de una mentira, repetida continuamente, pero que va calando en generación tras generación y acaba siendo para la mayoría, una verdad imposible de discutir.

La pretensión, de poner una escuela de euskera en Castro Urdiales es un aprueba más de ese intento de permanente colonización de un nacionalismo histérico como es el vasco, al que no se le ha sabido contrarrestar debidamente, sino todo lo contrario a base de privilegios, se ha creado un gran monstruo de poder, que ya amenaza a una nación en su conjunto.

Si no somos capaces de defender, nuestra historia, nuestra lengua castellana, nuestras tradiciones, no somos dignos de gestionar nuestras propias instituciones y debiéramos pensar seriamente que será de esta tierra en su futuro.