Evangelio y comentario – II Domingo de Cuaresma

0
89

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,28b-36):

En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos. De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros se caían de sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él.
Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» No sabía lo que decía.
Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle.»
Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto.

Palabra del Señor

 

COMENTARIO

Este Evangelio correspondiente al Segundo Domingo de Cuaresma, es una Pascua adelantada al transfigurarse el Señor.

Una prueba de Jesús, para aumentar la fe de aquellos discípulos un tanto dubitativos, lo que genero en ellos un estado de absoluta felicidad.

También nos sirve para ver de forma clara, la continuidad de la Historia de la salvación a través de la aparición de Moisés y Elías.

La lectura de este Evangelio, también nos debiera de servir a nosotros para reafirmar nuestra fe y poner todo nuestro ser en manos del Señor.

Sigamos los caminos del Señor. Hasta el próximo Domingo si Dios quiere. Paz y bien.