A QUICO AJA (JEFE DE LA OFICINA METEOROLÓGICA DEL AEROPUERTO) EN SU JUBILACIÓN

Hay personas que pueden no ser muy conocidas para la sociedad en general, pero que en su profesión son fundamentales en el buen funcionamiento de las cosas cotidianas, las que realmente importan.

Hoy en este lunes 11 de marzo, último día de trabajo antes de su jubilación, quiero rendir un más que merecido homenaje a una gran persona, un hombre sencillo, bueno, trabajador, competente en su trabajo y amigo de su amigos; me refiero a Quico Aja, Jefe de la Oficina Meteorológica del Aeropuerto Seve Ballesteros.

Horas y horas observando la atmosfera, dando los Metar(partes meteorológicos), preparando información sobre el estado de la atmosfera en las diferentes rutas aéreas, en definitiva, prestando un gran servicio a la sociedad a través de la seguridad aérea.

Una trayectoria, llena de un gran trabajo profesional, bien conjugada con tantas labores magnificas, en su Ribamontán al Mar querido.

Quico, discreto y un tanto tímido, siempre ha estado junto a los amigos en el momento oportuno, es el amigo silencioso, entrañable, que parece que no esta y aparece cuando realmente lo necesitas.

Mi amigo Quico, es un ejemplo de lo que debiera de ser un buen funcionario y una persona comprometida con el bien común de su entorno.

Y como casi siempre ocurre, junto a un gran hombre, siempre hay una gran mujer y en este caso posiblemente me quede corto, Clara, su esposa, siempre con su familia, al lado de Quico, conociendo su forma de ser y actuar y sacando una familia adelante.

Jubilación viene de júbilo, espero que podáis disfrutar mucho del tiempo libre del que ahora disponga Quico, aunque conociéndote, enseguida se buscara algún nuevo servicio desinteresado a los demás.

Gracias Quico por tu amistad, enhorabuena Clari, un abrazo fuerte a los dos de vuestro amigo agradecido Gerva.