FELIZ AÑO NUEVO

Finaliza el año 2018, un año, que no ha sido fácil en términos generales para los españoles, sobre todo, debido a la inestabilidad política y al reto de los independentistas.
El próximo 2019, no se presenta “a priori” mejor debido a la desaceleración económica y también a que la fragmentación política crea inestabilidad y al reto nacionalista.
Sin embargo, el problema es de fondo: la falta de valores, el egoísmo rampante, “el todo vale”, está haciendo una sociedad peor y menos justa.
A ello hay que añadir la desestructuración familiar, que crea muchos problemas de convivencia en el seno de esta célula básica y por lo tanto, afecta a la sociedad en su conjunto.
A pesar de todo, los cristianos debiéramos estar siempre unidos a la esperanza, porque pese de las dificultades, el Señor no nos abandona.
El ser una persona esperanzada y optimista, no significa no ser realista y ser consciente de los problemas y las injusticias que nos acechan, en los momentos más difíciles, se han dado los mejores testimonios de nuestra fe.
Les deseo lo mejor para ustedes y sus familias y por supuesto para toda la sociedad. ¡Feliz Año Nuevo ¡ . Que el Señor les bendiga.