Evangelio y comentario – III Domingo de Cuaresma

0
162
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Lectura del santo Evangelio según San Juan 2, 13-25.
En aquel tiempo se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados;y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes;y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas;y a los que vendían palomas les dijo:
—Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.
Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «el celo de tu casa me devora».
Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:
—¿Qué signos nos muestras para obrar así?
Jesús contestó:
—Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Los judíos replicaron: —Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la Palabra que había dicho Jesús.
Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía;pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.
Comentario
El Evangelio de este Tercer Domingo de Cuaresma, recoge una especie de “operación limpieza”.
El Templo se había convertido en un comercio descarado e insultante y Jesús termina de forma fulminante con la corrupción generalizada.
Debiéramos tomar nota los cristianos de hoy y la propia Iglesia como Institución, en nuestras formas de actuar y evitar cualquier tentación de confundir la Iglesia con una empresa comercial.
La Iglesia es y debe ser casa de misericordia y elemento fundamental en la evangelización y en modo alguno se debe utilizar en su funcionamiento parámetros empresariales y tentaciones de mero poder.
Debemos de cuidar no ser nosotros mismos, los grandes enemigos de la fe con nuestras conductas, al vivir una fe descarnada y materialista. Hasta el próximo si Dios quiere. Paz y bien.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.