Celebrando cincuenta años

0
41
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Este año 2018 la Asociación de Amigos del Festival Internacional de Santander cumple cincuenta años. Esta asociación musical que, sin ánimo de lucro, se dedica a la organización de conciertos, ha contado durante todos estos años con los mejores intérpretes del panorama internacional. El pasado martes 30 de enero, el primer concierto de la temporada estuvo a cargo de  la pianista polaca Bernadetta Raatz, con un programa de música descriptiva, tan interesante como arriesgado. La primera parte se dividió entre Liszt y Debussy, comenzando con los Juegos de agua de la Villa d’Este que forma parte de la gran obra Años de peregrinaje (III año), compuesta por Franz Liszt. La Villa d’Este (Tivoli, Italia)  fue declarada patrimonio mundial por la UNESCO en 2001, definiéndola como “…uno de los patrimonios más extraordinarios y completos de la cultura del Renacimiento en su aspecto más refinado”.  Ligada a la casa de Este, ilustre familia principesca italiana, en su maravilloso jardín escalonado en terrazas, el agua circula en cascadas, estanques y fuentes, adquiriendo sonoridad y colores. Estos juegos de agua fueron trasladados al piano por Liszt en un incesante movimiento expresado a través de arpegios, trémolos y trinos que la convierten en una pieza de  virtuosismo incuestionable y  sutil delicadeza,  requiriendo una técnica pianística depurada así como  una gran sensibilidad para abordar sus muchos matices, que reflejan los diversos colores de las fuentes. De técnica y sensibilidad hizo gala esta joven pianista, que abordó la pieza con una claridad excepcional, haciendo que pudieramos disfrutar de cada sonido en su duración exacta y  tempo idóneo para trasladarnos hasta esas fuentes que se evocan en la pieza.  Seguida por Reflets dans l’eau de Claude Debussy, que podía ser muy bien un reflejo de la obra de Liszt, quedamos sumergidos en las delicias de tan hermosa interpretación. La primera parte concluyó con Mephisto Waltz Nº 1, obra inicialmente compuesta para orquesta por Liszt, que fue reescrita posteriormente para piano y de la que existen varias versiones, siendo la primera de ellas las más popular e interpretada. Fuerza, velocidad y precisión son las tres cosas que se necesitan para ejecutar esta difícil pieza, en la que Bernadetta Raatz mostró sus innumerables recursos y, hay que destacar, que en las muchas veces que se escucha, en muy pocas ocasiones es posible disfrutar de una interpretación tan exacta y pulida. En la segunda parte de este concierto, escuchamos la obra de Modest Musorgsky, Cuadros de una exposición, inspirada en la exposición póstuma de su gran amigo el arquitecto Víctor Hartmann (1834-1873). Claro ejemplo de música programática, sus cuadros son un reto para cualquier pianista. Podemos decir que este primer concierto, fue una estupenda manera de comenzar a celebrar los cincuenta años de la Asociación y que nuestra artista invitada Bernadetta Raatz recibió una ovación más que merecida, quedando los asistentes encantados con su buen hacer al piano. Esperamos que repita su visita.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.