ELECCIONES EN CATALUÑA: EL FRUTO DE CUARENTA AÑOS MIRANDO HACÍA OTRO LADO

 

La muy meritoria victoria electoral  de Ciudadanos en Cataluña, con una candidata magnifica como Inés Arrimadas, no debe evitarnos ver que la sociedad catalana, es verdad que no de forma mayoritaria, está enferma.

Que la lista que encabeza  señor Puigdemont  sea la segunda más votada, es decir que haya tantas personas que defiendan  la mentira permanente y el desastre económico no deja de ser tema  para un estudio más detenido.

Hoy los españoles de bien, la mayoría, estamos tristes, porque somos los paganos de la locura nacionalista en demasiados casos llena de odio.

Estamos pagando más ni menos el tributo de los cuarenta años en los que el PSOE y el PP han mirado hacia otro lado y han dejado hacer los que les ha dado en gana a los nacionalistas a cambio de votos.

Es el fruto de una gran deslealtad de Jordi Pujol, aquel que utilizaba los votos del PP y del PSOE cuando le convenía y que sólo como se ha visto ha ocultado toda una degeneración de política y económica.

El PP y PSOE en esta ocasión han alimentado de votos a Ciudadanos que no ha tenido complejo alguno en defender con claridad valores que tanto el PSOE y el PP no tienen contundencia de defender.

Xavier García Albiol, ya dijo hace tiempo que se necesitaba un 155 de meses y no se le hizo caso, como tampoco se hizo caso sobre la intervención de TV3, una máquina sectaria de hacer independentistas.

El PP debe de rectificar de forma clara, debe de cambiar muchas cosas como desde las regiones más importantes para esta siglas le están diciendo; pero el perfil bajo de Rajoy no beneficia la claridad de ideas.

Hoy, una gran parte de los votantes del PP quieren claridad y porque no contundencia en la aplicación de la ley sin miedo alguno y sin embargo, los dirigentes de Génova buscan una y otra vez la equidistancia y las media tintas; así corren el riesgo de seguir perdiendo votos en este caso en el resto de España y eso les llevaría a la oposición.