UNA IGLESIA QUE SEA SIEMPRE CASA DE MISERICORDIA

0
207

 

Estamos a punto de iniciar el tiempo de Adviento, tiempo de preparación para la Navidad.

Falta nos hace a todos en España, recapacitar y pensar lo que es mejor para nuestra sociedad sin egoísmos ni mentiras.

La Navidad que esperamos, es un tiempo de ilusión y de esperanza; Dios se hace Niño para salvarnos, debiéramos todos hacernos también niños generosos y no caprichosos.

Para los cristianos debiera de ser de manera especial, un tiempo de exigencia en las virtudes; hoy, el grave problema de la Iglesia  que formamos todos los cristianos, es la insuficiencia en la forma ejemplar de actuar acorde a la caridad.

La Iglesia, no es una ONG y muchos menos una sociedad anónima, la Iglesia, debe de ser casa de misericordia y acogida y todo lo que no lleve a  esa forma de ser y de actuar será negativo como ejemplo  para todos.

La Iglesia es cauce fundamental en la salvación y en la evangelización, para ello debe de acoger, entender y reprender siempre con cariño y ejemplo a sus hijos.

Necesitamos una transformación urgente de estructuras, formas y maneras, adecuándolas dentro de la verdad inmutable a la realidad actual, lo contrario, será visto al menos por algunos  y no con cierta razón como un medio prescindible, lo que sería un autentico desastre para el camino de la fe y del bien.