Cantabria celebró la fiesta de su Patrona, la Virgen de la Bien Aparecida. Galería Fotos

0
601

En una mañana otoñal, peregrinos y romeros se encaminaron al Santuario de la Bien Aparecida en la colina de Somahoz para celebrar la fiesta de la Patrona de Cantabria. Mons. Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander y Valle de Mena, presidió la misa solemne acompañado de numerosos sacerdotes con asistencia del Presidente de la Región, Miguel Ángel Revilla, y otros políticos y representantes de las instituciones.

En la homilía el obispo finalizó con una petición a “Nuestra Señora Bien Aparecida Reina y Madre de la montaña, que vuelva a nosotros sus ojos misericordiosos y nos ayude a realizar la Programación del curso pastoral 2017-2018 que ponemos en sus manos.”

Al finalizar la eucaristía, a pesar de la inclemencia del tiempo, tuvo lugar la procesión y la ofrenda del baile así como los cantos regionales.

El reportaje completo de “Caminando que es Iglesia” sobre la fiesta de la Virgen de la Bien Aparecida se emitirá el miércoles a las 21:30 en Popular TV Cantabria o lo podrá ver por internet en directo ese mismo día en este enlace http://populartvcantabria.com/livetv/


HISTORIA DE NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN BIEN APARECIDA

A 5 kilómetros de la localidad cántabra de Ampuero y, a 12 de la carretera de Irún a Santander, se levanta sobre una colina el Santuario de la Patrona de la región de Santander, la Virgen Bien Aparecida.

 

En 1605 unos niños pastores encontraron, de modo prodigioso, en una ventana de la ermita de San Marcos allí situada, una imagen muy pequeña de la Virgen María. El hecho singular tuvo una gran repercusión en toda la región y pronto se inició una afluencia de romeros a la montaña de Somahoz, naciendo así este importante Santuario Mariano.

 

Los niños en el ventanuco de la virgen.

La Imagen, de 21 centímetros de altura, es de madera policromada y su origen puede datar del siglo XV, y está encuadrada por los especialistas en el estilo hispano-flamenco.

A principios del siglo XVIII se construye el actual templo, en el que cabe destacar sus cinco retablos del estilo barroco-churrigueresco, verdadera filigrana de labrado, con sus tallas policromadas de tamaño natural, llenas de expresión y belleza. Son obra de la escuela de artistas trasmeranos, muy famosa en el siglo XVIII. De ellos se conservan en la actualidad tres, habiendo sido trasladado uno de los restantes a la catedral de Santander en 1955; el otro desapareció a primeros de siglo, a consecuencia de las termitas.

 

 

La advocación de la Bien Aparecida se desarrolla por aquellos años íntimamente ligada a los montañeses nativos y de una forma especial a todos aquellos que emigran hacia otras tierras. Entre éstos sobresalen los emigrantes a América y los residentes en Madrid. Estos últimos determinan en 1752 fundar en Madrid la Congregación de Nacionales de la Montaña, bajo el patronazgo de la Bien Aparecida, imagen que veneraban en la iglesia de San Felipe el Real.

 

 

Las autoridades presencian los cantos y danzas de los grupos regionales
Las autoridades presencian los cantos y danzas de los grupos regionales
Una mujer atiende a las explicaciones de un padre trinitario
Una mujer atiende a las explicaciones de un padre trinitario

Pero, oficialmente, este Patronazgo de la Bien Aparecida sobre la Diócesis y región de Santander, no quedó constituido hasta el año 1905: El Papa San Pío X, a los tres siglos de la aparición, y siendo obispo de Santander, Vicente Santiago Sánchez de Castro, declaró Patrona a Santa María, bajo la advocación de Bien Aparecida. Ello fue consecuencia de la petición formulada por el Ayuntamiento de Ampuero, el párroco de la localidad de Marrón, la entonces Diputación Provincial y por numerosos Arciprestazgos.

 

Desde el año del Patronazgo se hacen cargo del Santuario los Padres Trinitarios (1908), habiendo sido el convento, a través de los años, noviciado de la Orden, Hospital de Sangre en la guerra Civil, Sanatorio Antituberculoso, y Seminario desde 1952 hasta el año 1975.

 

 

Canonización de la Bien Aparecida

En 1955 tuvo lugar la Coronación Canónica de la Imagen, en una solemnísima ceremonia celebrada en la Plaza de las Estaciones de la ciudad de Santander. En el acto religioso estuvieron presentes todas las advocaciones marianas de la Diócesis. La coronó el entonces obispo de Santander, Mons. José Eguino y Trecu, verdadero impulsor de la devoción bienaparicionista.

 

El Santuario es visitado durante todo el año y posé una vida muy intensa en determinados períodos del mismo.

En la fiesta patronal del 15 de septiembre, la Colina de Somahoz se convierte, anualmente, en un verdadero centro del sentir religioso popular regional, siendo ininterrumpido el desfile de peregrinos y romeros.

El Padre trinitario Eduardo Izaguirre, la voz veterana y autorizada del Santuario de Nuestra Señora la Bien Aparecida.
El Padre trinitario Eduardo Izaguirre, la voz veterana y autorizada del Santuario de Nuestra Señora la Bien Aparecida.
Mons. Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander y Valle de Mena, explicando la importancia del Santuario y de la Virgen Bien Aparecida.
Mons. Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander y Valle de Mena, explicando la importancia del Santuario y de la Virgen Bien Aparecida.