CATALUÑA: HAY QUE ACTUAR SIN COMPLEJOS

 

Basta que los buenos se queden quietos, para que los malos hagan lo que les dé en gana.

En Cataluña, ocurre precisamente lo mismo, es decir la mayoría silenciosa no hace nada y está resignada y asustada, sin  liderazgo alguno.

La “España invertebrada” de Ortega y Gasset, parece escrita para la ocasión ante lo que decía el gran sabio: La falta de liderazgos y de retos por  conseguir de una parte de la sociedad.

Una parte de los habitantes de Cataluña, por irresponsabilidad del Estado han crecido en el convencimiento de que España les roba, en el convencimiento de que ellos son más inteligentes y mejores; lo que acaba siendo un desastre social que se ha querido parar como con los niños mal educados, sólo con dinero.

Ahora, no cumplen la ley y quieren llevarnos a todos a la zozobra y al caos; en el fondo es como si tuvieran alguna cuenta pendientes con el resto de España.

No actuar, no puede ser la opción y pase lo que pase  el Estado debe de mostrar contundencia legal en todas sus actuaciones, lo contrario sería un desastre.