Sáenz de Buruaga reaccionará tras el órdago de los disidentes del PP.

0
151
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

 

La evolución del nutrido grupo de disidentes del PP de Cantabria, lejos de acercarse a un acuerdo o una solución, se aleja. Tras la denuncia presentada en la sede central del PP nacional, en Madrid, los militantes del PP que no aceptan el resultado de la elección en el último congreso regional, han presentado una denuncia en el juzgado, por vía civil. Con esta denuncia en los tribunales, a la que se une la rebeldía de un grupo de diputados que no acepta las directrices de la nueva dirección, se rompen los últimos puentes entre los dos grupos en los que ha quedado dividido el partido en Cantabria.
Con el recurso a los tribunales, sin esperar a que la dirección nacional se pronuncie sobre las reclamaciones que se entregaron en Madrid en la sede de la calle Génova, se abre una nueva etapa. Así, según ha podido saber Popular TV, la semana próxima Sáenz de Buruaga y su equipo comenzarán a actuar, ante la negativa de los disidentes a dialogar y cerrar heridas. El primer paso será llamar al orden a los diputados que no aceptan a los nuevos cargos electos y si, tras el ultimatum, persisten en su actitud de rebeldía serán expedientados y después expulsados del partido.
Así, en unas semanas, podremos ver como el grupo del PP en el Parlamento de Cantabria mengua, mientras crece el grupo mixto. La dirección regional y la nacional piensan que restan más de dos años para las elecciones regionales y municipales y en ese tiempo es perfectamente posible buscar nuevos candidatos a diputados y para las listas locales de determinados municipios. El tiempo corre a favor de la nueva dirección del PP, ya que en la oposición –como están ahora- poco importante tener cinco o seis diputados más o menos.
La decisión de Buruaga es clara: tras los intentos de atraer a los disidentes, de evitar sanciones y de mostrar buena cara es hora de imponer disciplina tras el desafío de los disidentes que han acudido a los tribunales.
Una de las posiciones más difíciles es la de Ignacio Diego, ya que tras la elección, en la que perdió por la mínima, dijo públicamente que acataba el resultado y nunca ha estado de manera notoria a la cabeza del grupo de diputados, militantes y alcaldes que se muestran hostiles a Buruaga. Ahora deberá de definirse para evitar ser expedientado y posteriormente expulsado del PP.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.