ATENTADO CONTRA LA LIBERTAD

0
127

La actitud de un grupo de ultras seguidores del Rayo Vallecano con el jugador rumano Román Zolzuya, es un atentado contra la libertad y los derechos humanos.
La Fiscalía, si no lo ha hecho ya debiera de perseguir este tipo de actitudes totalitarias y persecutorias.
Zolzuya, es un amante de su país, Ucrania, sometido ahora a una invasión rusa y es lógico que colabore con su pueblo para evitar el expansionismo del Kremlin.
Zolzuya, no es nazi ni nada que se le parezca y si lo fuera, que no lo es, aunque uno deteste desde lo más profundo ese tipo de ideologías, tendría derecho a la libertad de trabajo y a ser respetado, si no ha incumplido ninguna ley.
A ver si ahora, resulta que los que ha asesinado de la banda terrorista ETA tienen derecho a trabajar y tener su vida y una persona sin antecedentes como es el caso, no.
El estado de derecho es una garantía para todos y romperlo es llevar al país a la ley de la selva.