EL IDIOMA COMO MURO

0
31

Ahora se protesta y con razón contra los muros, habría también que protestar contra los muros del idioma.
En España, en concreto en Cataluña y en el País Vasco y en menor manera en Galicia; algunos quieren crear muros.
Es decir, no les importa que las personas se entiendan o no, sólo les importa dividir.
Hacen buenos y malos, si se habla o no el idioma del lugar, se crea una especie de “apartheid” cultural que atenta contra los derechos de las personas.
Saber este u otro idioma es algo positivo que hay que preservar, otra cosa es utilizar la lengua como forma de división o como cultivo político.
Por lo tanto, es la hora de que caigan los muros, pero todos, incluidos los del lenguaje.