CATALUÑA: UN GRAVE PROBLEMA

0
49

Con incredulidad hemos visto como según la Guardia Urbana de Barcelona el pasado fin de semana, ochenta mil personas se concentraron en apoyo de aquellos que no tienen reparos supuestamente en saltarse la ley, la misma ley por la que ellos son cargos públicos.
Es decir apoyan indirectamente la anarquía, pues una democracia se sustenta en precisamente todo lo contrario, el estado de derecho y no se pueda apelar a otro tipo de argumentos para saltarse la Constitución la ley superior que nos hemos dado.
Saltándose la ley desde el poder, se puede entrar en una espiral peligrosa, nadie podrá después exigir al ciudadano que pague sus impuestos y que cumpla con todos los preceptos.
Lo que ocurre en Cataluña es aún más grave, porque hemos tenido casos de corrupción de gran nivel, recordamos el famoso tres por ciento y otros muy sonados, pero una parte de la sociedad no se manifiesta ni dice nada y sin embargo pide que se salten las leyes que todos nos hemos dado.
La historia vuelve a repetirse y recordando los años previos al fracaso de la Segunda República, vemos que una parte de la sociedad Catalana fue protagonista muy lamentable de quebrar la convivencia; curiosamente después, aunque no les gusta nada que se lo recuerden, las mayores manifestaciones de apoyo a Franco fueron precisamente en Barcelona; y es que uno de los grandes problemas que tienen las nuevas generaciones es que no conocen la historia y si saben algo es tergiversado.