Vital Alsar opina sobre las elecciones del domingo 26

0
178
Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El “Barco – España” hace agua

 

El navegante cántabro, de fama mundial, Vital Alsar ha escrito un artículo en el cual opina sobre la situación española. Alzar ha enviado sus reflexiones a PopularTV Cantabria.

El tristemente famoso barco Titanic jamás fue hundido por un iceberg. Nos han lavado el cerebro durante más de un siglo para mantener una gran mentira y defender así el orgullo inglés en cuanto a navegación se refiere. Me explico. La historia del hundimiento del Titanic es falsa. Cuando el tercer oficial Herbert John Pitman vio al iceberg aproximadamente, según él, a 600 metros de distancia, el primer oficial William Murdoch cometió el error de navegación técnico más grande que haya realizado un navegante futuro capitán.

A parte de demostrar su impericia, actuando, en vez de perder el tiempo tratando de comunicarse con el capitán, para saber qué hacer, cosa que parece ser, nunca consiguió, dio la orden más absurda en cuanto a maniobra del barco, ante el inminente peligro, ordenando parar máquinas, y aún peor, dando marcha atrás con los tres motores, anulando la velocidad de la inercia que llevaba, y matando casi por completa la maniobrabilidad del timón, cuando debería haber ordenado todo avante con dos motores, y marcha atrás con uno de ellos: el de babor a la izquierda o el de estribor a la derecha, dependiendo de la posición que estuviera frente al iceberg, el cual estaba inmóvil como una montaña en la misma costa. Conclusión; un error humano hundió al Titanic, nunca un iceberg, costando 1.600 vidas. La Verdad debe hacer real la historia, y no el mito.

¿Por qué escribo como título el “Barco – España” hace agua, se preguntará el lector? relacionando al Titanic con la marea que sacude el “barco” donde navegamos todos los españoles con peligro de hundimiento, el cuál no está a 600 metros, sino a unos días de la consciencia de todos los españoles, con la votación, para que se marque el rumbo correcto y no nos estrellemos contra un iceberg ilusorio formado de odio, soberbia y egolatría, por aquellos que quieren marcar un nuevo rumbo que llaman “cambio” sin saber ni tener la mínima idea de lo que significa la verdad de esta palabra que tanta responsabilidad conlleva.

Para que exista la palabra “cambio” es necesario que los principios no cambien.

Ésta es una ley indestructible, ¿lo sabían? porque si lo sabían, y no lo cumplen, son un verdadero fraude, enemigos de la Verdad, de la Patria, y del pueblo español.

Volviendo al tema que relaciona al “Barco- España” con el Titanic, siento, por mi experiencia de vida (83 años) y 50 años navegando, que algunos aspirantes a títulos de grumete político pretenden capitanear este gran barco histórico llamado España, teniendo como único carnet profesional de identidad , como si fuera un gran diplomado profesional, la palabra que llaman “cambio”, sólo eso y nada más.

Pregunto; ¿Dejaría usted operar a un hijo, nieto, padre o madre sólo porque alguien se ponga una bata blanca? ¿Volaría usted en un 747 con alguien que se ha vestido de piloto y se siente muy “guay” en el espejo de la televisión?

Repasando un poco la navegación política del “Barco- España”, recuerdo que hace aproximadamente 4 años hubo un cambio de mando y rumbo, porque el barco se iba literalmente a pique con todo y tripulación, porque hacía agua por todas partes, y a bordo, la única fuerza que lo impulsaba era el pasado con todo y muertos de 70 años, a quienes había que revivir, desenterrándolos. Es decir, el “Barco-España” se iba a llenar de zombis, sólo los de un color, los “buenos”… El que vive en el pasado está muerto o “vive” de la muerte.

Hoy el “Barco-España”, de nuevo casi a flote, y con rumbo a buen puerto, no tan lejano, los grumetes con ambición de capitán, al igual que en el Titanic, quieren que los motores den marcha atrás y pierda el timón y su rumbo, aunque en ello exista la posibilidad de chocar con el iceberg del odio, la soberbia, la egolatría, y nos hundamos todos, incluido mujeres y niños.

¿En qué me baso para decir esto?

Quieren el “cambio”, es decir, “quítate el collarín y dámelo a mí”. Ése es en principio el único “cambio” que quieren. Tanto aquellos servidores que juraron servir a España, sirviéndose sólo ellos, como también las proposiciones mercantiles que hacen otros, para comprar en carne humana el voto, ofreciendo cantidades ilusorias de unos dineros inventados para engañar a ingenuos inocentes y vagos de profesión, ofreciendo puertas abiertas a todo el mundo con paga incluida, para que España se convierta en el almacén de Europa y África, donde se aprovechen, alberguen y refugien todos los parias y bandidos, y que en un año se duplique la población en España para que nos muramos todos de hambre y desesperación.

¿Dónde están los principios de ese “cambio”? Cuando en el corazón de España, que se supone es el Parlamento, es donde se muestran sus indecentes bellaquerías como cartas credenciales de su verdadera identidad.
Donde se usa la palabra democracia como advertencia de guillotina, como medio subliminal para sembrar miedo y el terror.

Se supone que el Parlamento es el lugar Sacro Santo de nuestra historia y que debemos respetarlo con nuestra propia vida.

¿Acaso la historia de un gran país como el nuestro se tiene que borrar del mapa? ¿Se nos ha olvidado que España fue elegida para unir al mundo en 1492? ¿Se nos olvida que llenó de Fe y Vida al mundo? Esto no es religión, son hechos que justifican la frase que los sentencia : ¡Por sus hechos los conoceréis!

España y los españoles no pueden, no deben ser guiados por posesos y resentidos que quieren quebrarla a ultranza, como si fuera su única misión a realizar, pues Europa, e incluso América Latina, resentirían la hecatombe política. Que la oratoria de un pico de oro-pel no se convierta en dulce trampa, la misma en la que cayó el pueblo alemán con un A. Hitler, sufriendo el mundo entero las consecuencias.

Hasta que los españoles no nos perdonemos nuestros propios errores no habrá paz y unidad en su pueblo. Pero para eso, hay que tener Fe.

La Fe es como saber nadar, el que no sabe se ahoga y pide ayuda a quien la tiene, quién no dudará en arriesgar su vida para salvarle. Sin embargo, el sin Fe, cuando pide ayuda, no dudará en hundir, en ahogar a quien viene a salvarle. ¿Será éste nuestro caso?

Un país sale a flote siempre con el don de la Fe.

Que la luz ilumine a este gran país que es el nuestro para que vivamos todos, sin excepción, en paz. Que tu voto no sea para un partido (roto) sino par a uno entero llamado España.

Vital Alsar Ramírez. Ciudadano Universal. Mensajero de Paz

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.