Carmen Ruiz critica la moción de ciudad laica de IU, PSOE y Ganemos

La concejala de Barrios y Participación Ciudadana, Carmen Ruiz, ha denunciado las “importantes consecuencias” que supondría para los ciudadanos, en especial para los más vulnerables, la moción apoyada por PSOE, Izquierda Unida y Ganemos-Santander Sí Puede para pedir la adhesión de Santander a una red de municipios laicos.

En ese sentido, Ruiz ha acusado a los tres partidos de querer “imponer” medidas “discriminatorias” hacia entidades confesionales que trabajan por los ciudadanos más vulnerables, poniendo con ello “en riesgo” la labor social que desempeñan.

La edil se ha referido así en rueda de prensa a la moción apoyada por estos tres partidos en el último Pleno municipal, una iniciativa que, según dice, “va mucho más allá”, porque plantea la adopción de medidas “injustas” para los ciudadanos.

Así, según ha explicado, la moción pretendía imponer “sí o sí” que no se facilite suelo público, ni locales, ni apoyo económico para iniciativas o actividades de ninguna confesión o institución religiosa, lo que supondría eliminar la ayuda a organizaciones que en este momento “son  la garantía y el apoyo de muchas familias en la ciudad”.

La concejala ha subrayado que la moción es “absolutamente clara” y la única interpretación es que el Ayuntamiento tendría que negar el apoyo municipal a instituciones o entidades confesionales, “lo que significa que no se podrían ceder locales o habría que retirar los que están hoy cedidos”.

De esta forma, el Ayuntamiento tendría que retirar a la Obra San Martín la vivienda municipal cedida para facilitar la autonomía de cinco jóvenes con discapacidad intelectual, y lo mismo ocurriría con el piso cedido a las Hijas de la Caridad de la Cocina Económica para dar cobijo a personas en situación de exclusión social, y con las dos viviendas que gestiona la Asociación Nueva Vida.

Asimismo, ha indicado que la moción habría impedido ceder suelo a la Obra San Martín para construir el colegio Padre Apolinar y no permitiría apoyar la labor de Proyecto Hombre.

“DISCRIMINATORIA” E “INTRANSIGENTE”

Además, el Ayuntamiento tampoco podría colaborar con las parroquias de la ciudad en su labor de ayuda a las familias más necesitadas de cada barrio, ni con las Operarias Misioneras, ni apoyar a los colegios de la ciudad y contribuir con las becas de guardería y de comedor que benefician a numerosos niños, como los del colegio La Anunciación.

Asumir las demandas de estos partidos implicaría también retirar el apoyo a la guardería Valterra, del Barrio Pesquero, ha añadido la concejala, que se ha preguntado qué pasaría con este centro y ha apuntado que quizá podría cerrar.

Para la edil, se trata de una moción “total y radicalmente discriminatoria, intransigente y dura” que “muestra una radicalización hacia posturas intransigentes hacia los que no piensan como ellos, sin importarles el daño que hubieran infligido a muchos ciudadanos”.

Apoyo a las fiestas de los barrios

Ruiz también ha indicado que si la moción hubiera salido adelante, el Ayuntamiento tampoco podría colaborar con muchos barrios en la celebración de sus fiestas, muchas de ellas relacionadas con distintas festividades del santoral.

Así, ha puesto los ejemplos de las fiestas de la Virgen del Carmen, en el Barrio Pesquero; o las de Monte y Cueto, dedicadas a San Pedro, San Pablo y San Juan; las fiestas del Pilar de Perines; las de San Isidro, de la asociación Peñucas; las de la Virgen de Loreto, en Peñacastillo; o las de San Fermín, en Tetuán.

Tampoco se podrían apoyar los actos de la Virgen del Mar, patrona de la ciudad, que organiza el barrio de San Román; ni la Semana Grande, que gira en torno a Santiago Apóstol; ni las fiestas de San Emeterio y San Celedonio.

“No sé si la Navidad también puede correr peligro”, ha apostillado la concejala, quien ha señalado que estos tres partidos han pedido también expresamente en el pleno cambiar el nombre de la Semana Santa y de las vacaciones escolares.

Ruiz ha censurado que lo que pretenden el PSOE, IU y Ganemos es “imponer una férrea discriminación que no contempla en ningún caso la Constitución”, en la que se establece que ninguna confesión tendrá carácter estatal y los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con las distintas confesiones.

La concejala ha recordado que el Ayuntamiento de Santander colabora tanto con entidades, asociaciones, fundaciones y ONG confesionales como con otras aconfesionales que trabajan por el mismo objetivo de ayudar a los que más lo necesitan.

En este sentido, se ha referido a Cruz Roja, Ampros, la Fecav, la Asociación de Padres Separados, Nuevo Futuro, Unicef, Amnistía Internacional, Amica, Médicos Sin Fronteras, la Asociación Ciudadana Cántabra Anti Sida, la Plataforma de Mujeres Gitanas Progresistas, Aspace, Cantabria Acoge y otras muchas.

Y ha recalcado que el Ayuntamiento seguirá apoyando a unas y otras por igual, “sin discriminar a nadie por su religión, ni por su sexo, ni por sus ideologías”.